Control Ginecológico 
Que debemos hacer las mujeres para prevenir ciertas patologías, que son 100% controlables? Un control ginecológico anual es la respuesta, toda mujer en edad reproductiva debe de ser examinada anualmente por un ginecólogo.

Es frecuente que la mujer en edad reproductiva se pregunte cuál es el control ginecológico que debe hacer, para qué y qué reporta  éste.

Toda mujer en edad reproductiva debe de ser examinada anualemente por un ginecólogo con el fin de prevenir patologías frecuentes que puedan afectar su vida en lo referente a su aparato genital.

Dentro de las patologías que afectan la vida de la mujer a nivel de su aparato  reproductivo hay dos que pueden ser prevenibles o , por lo menos despistadas en la etapa en que se logre una curación próxima al 100%.

El cáncer de cuello uterino y el cáncer de mama. Nos referimos en primer lugar al cáncer de cuello uterino y la lectora podrá comprender cual es la razón de abordarlo en primer lugar. Nuestro enfoque será dirigido hacia la prevención del mismo o sea antes de que el fenómeno ocurra o por lo menos detectarlo cuando está en una etapa de curación próxima al 100%.

El cáncer de cuello de útero es una patología que no dudamos en sostener, que debería de desaparecer si se logra el control del 100% de las mujeres en edad reproductiva. Control que puede ser molesto pero que da como resultado un beneficio que lo justifica.

La prevención consta en primer lugar de la inspección del cuello de útero mediante un instrumento muy simple llamado espéculo. Esto permite en forma directa la visualización del cuello uterino y el control de su normalidad o no, así como permite el pasaje a otras etapas, frente a la sospecha de la existencia de una lesión.

Luego de efectuada su visualización y en el mismo momento se debe de efecturar una toma citología (células que descaman normalmente del cuello de útero) mediante una pequeña espátula y dicha toma ser extendida sobre una lámina de vidrio.

La toma se efectúa de tres lugares diferentes:

1)del fondo de saco vaginal,

2) del exocervix ( o sea la parte del cuello del útero que queda hacia la vagina)

3) del enocervix.

Efectuada la toma se envía a un patólogo para su estudio. Esta simple maniobra permite detectar el cáncer de cuello de útero en una etapa en la cual se le denomina in situ y que efectuando una resección mínima se asegura una curación del 100%. Resección mínima denominada conización y que no impide a dicha mujer luego tener embarazos y partos normales.

La citología del cuello de útero, denominada Papanicolau, debe de anteceder a cualquier estudio, puesto que es un examen de detección y sólo debe de ser precedida por la observación directa del cuello de útero mediante el espéculo y previo a la toma de la citología.

En caso de que este estudio citológico, sea anormal se pasa a un segundo estudio denominado Colposcopía.

La colposcopía no es más que la visualización del cuello de útero por medio de un lente de aumento con el fin de localizar áreas que puedan ser sospechosas de patología maligna y permitir la toma de micro biopsias.

Como podemos ver la citología detecta y la colposcopía localiza la lesión y es por eso que ese debe de ser el orden. Invertir el orden o superponer estudio no garantiza efectividad y sí, aumenta costos. Costos que como podemos ver no redundan en una mejor atención. Para nosotros el mantener este orden en lo concerniente a la prevención del cáncer de cuello de útero es primordial.

El Papanicolau tiene el gran mérito de ser un examen de alta efectividad, detecta lesiones que sin ser aún cáncer, dejadas evolucionar espontáneamente llegaría a ser cáncer o por lo menos tienen una alta probabilidad de llegar. Estas lesiones requieren tratamientos mínimos que no significa ni la amputación del aparato genial femenino ni la perdida de la fertilidad y dan una curación de casi el 100%.

¿Cada cuánto se debe efectuar este examen?

En mujeres que no tienen factores de riesgo para el cáncer de útero debe efectuar el primero al año de la primera relación sexual (o a los 18 años en la que no mantiene relaciones sexuales) y repetirlo nuevamente al año.
Una ves por año se efectuará  un examen mediante inspección del cuello de útero con espéculo.

No dudamos en afirmar que si este plan fuera cumplido la neoplasia de cuello de útero desaparecería.