Diabetes 
La diabetes es un desorden del metabolismo. Si no se realiza un control adecuado se pueden producir daños a nivel de distintos órganos como los ojos, riñones, las terminaciones nerviosas, las arterias del cerebro, el corazón, las piernas.

Causas:

Se sabe que se produce por una interacción de diversos factores genéticos y ambientales, en la que juega un papel muy importante el estilo de vida: el sedentarismo, el estrés y el sobrepeso, influyen en forma negativa.

Clasificación:

Tipo 1: hay un déficit total de insulina por destrucción completa de las células del páncreas. En este caso la persona debe recibir diariamente inyecciones de insulina.

Tipo 2: hay insulina, pero su cantidad no es adecuada o su acción es ineficiente.

Síntomas:

Entre los más comunes encontramos: aumento de la sed, de la necesidad de orinar, del apetito, visión borrosa. Hay que resaltar que en muchas ocasiones es asintomática, o los síntomas no son percibidos por el paciente, por lo tanto siempre es necesario consultar a su médico.

La importancia de la educación sobre la diabetes:

La educación del paciente sobre su propia enfermedad es una herramienta fundamental para el control de la misma. Una buena dieta, realizar el ejercicio físico sugerido por el médico, bajar los niveles de estrés y otros factores, reducen el nivel de azúcar en la sangre. Por lo tanto, cuanto mejor conozca los efectos de estos factores y su incidencia en el organismo, mejor será el control que pueda realizar sobre su condición.